El veneno en la Antigua Roma: Una arma secreta para aniquilar adversarios

190912JSI005Hablar de veneno en la antigua Roma, es hablar de Ciencia (la toxicología); es hablar de Historia, pues a menudo el envenenamiento a determinadas personas cambió el curso de la Historia en momentos cruciales; es hablar de Cultura: el veneno llegó a formar parte de la vida cotidiana romana y creándose una subcultura en la elaboración de tóxicos y venenos; es hablar de la de la propia condición humana (su parte más oscura), para finalmente hablar de literatura: cuántos escritores contemporáneos y modernos, historiadores han derramado tinta entorno el veneno!

Aunque a menudo asociamos el uso del veneno durante la Antigüedad básicamente en Roma, su uso remonta muchos años atrás: se cree que el ya el Faraón egipcio Menes, fundador de la Dinastía I (3.500 aC) estudió las propiedades de plantas venenosas para su uso.

Volviendo a Roma, el envenenamiento llevado a cabo en la alimentación o bebida no fue nada extraño, todo lo contrario, aplicándose de forma documentada, ya desde el año 331 aC.

Hay cierto acuerdo entre los historiadores a considerar el veneno como un arma en manos de los poderosos, según describe el escritor Tito Livio, pero por el contrario, no es menos cierto que los envenenamientos fueron usados ​​en provecho propio en todas las clases y órdenes sociales.

Fue precisamente la impunidad que ofrecía el veneno la que lo hizo tan popular. La imposibilidad de detectar en un cadáver hizo que, hasta bien entrado el siglo XIX, el crimen quedara impune.
Según, Discòrides, médico griego del sI dC, describe que los tóxicos producen unos síntomas muy parecidos a enfermedades naturales, como vómitos y diarreas.
Es por este motivo que se le conocía como “el arma del cobarde”.
A menudo, las víctimas ignoraban que estaban siendo asesinadas sin posibilidades para defenderse.

Cicuta_virosaEn general, los venenos vegetales fueron los más conocidos y más utilizados, como el beleño, el estramonio, la belladona y la mandrágora, el acónito, el extracto de tejo y el opio o la Cicuta, muy popular entre el pueblo.

También venenos minerales, como las sales de plomo, el mercurio, el cobre, y el antimonio eran conocidos, pero poco usados.

Con todo, el veneno más usado fue el arsénico.
Punto y aparte supone el cianuro, el veneno preferido para Nerón para eliminar a sus oponentes.

Así pues, tanto algunos Emperadores como patricios tenían sus propios envenenadores profesionales, hábiles en urdir diferentes venenos.
locusta-ad69Se cree que envenenadores profesionales menudo probaron la potencia de sus potenciales venenos previamente con animales, esclavos y convictos.
Entre todos ellos, destacaba la infame Locusta, una esclava que, habiendo sido condenada a muerte, se le conmutó la pena para que trabajara por el Estado, como envenenadora.
La carrera profesional de Locusta es descrita por casi todos los antiguos historiadores.

El Emperador Claudio, el predecesor de Nerón, fue supuestamente envenenado con hongos o hierbas venenosas.
En este sentido, en el año 54 dC, Locusta fue contratada por Agripina la Menor – la última esposa de Claudio- para que suministrara veneno a su marido.
Rome_Agrippina_Minorclaudio

 

 

 

 

 

 

El Emperador murió tras una larga agonía una vez ingerido el veneno durante la cena (el plan consistió en cambiar las setas “amanitas cesáreas” por “amanitas phalloides”). Parece ser que se recuperó para ser de nuevo envenenado, esta vez mediante una pluma mojada en veneno que fue introducida en su garganta, bajo el pretexto de ayudarle a vomitar.
La razón por la que Agripina envenenó a Claudio responde a la ambición de esta para que su hijo Nerón ascendiera al trono imperial, en especial cuando Claudio comienza a sospechar de sus intrigas.

neronPosteriormente, Locusta fue declarada culpable de envenenar otra víctima, pero el Emperador Nerón la rescató de la ejecución a cambio de suministrarle veneno para asesinar a sus oponentes políticos, entre los que destacaba Británico, el hijo legítimo de Claudio.
Por este motivo, Nerón la recompensó con una amplia finca e incluso envió a los alumnos a ella.
Cuando Nerón huyó de Roma, se llevó el veneno de Locusta para su propio uso, pero finalmente murió por otros medios. Una vez muerto Nerón, Locusta fue condenada a morir por orden del emperador Galba durante su breve reinado, en el año 69 dC.

También en suicidios se empleó veneno. Notorio es el caso del filósofo Séneca, acusado de conspirar contra el Emperador Nerón, del que fue su tutor y consejero durante muchos años.
Nerón obligó a Séneca a suicidarse con Cicuta, un veneno muy común y letal en aquel tiempo. Séneca no sólo se vio el veneno sino que aceleró su muerte cortándose las venas.

El Escritor británico, Robert Graves, en su obra “Yo Claudio”, bastante en fuentes de historiadores contemporáneos, describe la muerte de Octavio Augusto por envenenamiento a manos de Livia, su mujer.

liviaaugusto

 

 

 

 

 

……Octavio, Conocedor de que el veneno “circulaba” impunemente por el Palacio, sólo consumía los higos (su comida predilecto) de una higuera en un patio dentro del Palacio, con sus propias manos. La astuta Livia aprovechó esto para inyectar arsénico a los higos “in situ”.

También Germánico, el heredero directo de Augusto, murió supuestamente envenenado, al ser intoxicado de forma periódica y constante, de forma lenta, hasta conseguir su muerte, pero sin levantar sospechas.
Con su muerte, Tiberio ya tenía el camino libre para suceder a Augusto.

BRITANNIEl Emperador Nerón tuvo fama de usar habitualmente el veneno para eliminar opositores, entre los que destacaban Burro -el prefecto Pretoria-, Domicia Lépido, su tía, entre otros.
Punto y aparte supone la muerte de Británico, hijo del Emperador Claudio y rival de Nerón en la lucha por el trueno, víctima de una sutil estratagema. Como la casi todas las personalidades de la época, tenía su propio cataverins, la única garantía de supervivencia en aquellos convulsos tiempos.
En una ocasión, los cataverins van probaron el caldo de la cena y entonces le dieron a Británico, que rehusó por demasiado caliente, momento en que se aprovechó para verter el veneno.
Con la muerte de Británico, Nerón se aseguraba no tener más obstáculo para reinar en solitario.

Tito Livio describe el caso en de veinte mujeres que se dedicaban a elaborar bebidas envenenadas para usarlas contra sus enemigos.
Causaron tanta alarma social que fueron arrestadas, acusadas de envenenadores.
Ellas para defenderse, aseguraban que eran medicamentos. En el juicio peròvan ser obligadas a consumir sus propias pociones, muriendo todas ellas.

A finales del siglo I dC, el escritor Juvenal describe la decadencia moral de la élite y en sus sátiras afirmó que el envenenamiento por el beneficio personal se había convertido en un símbolo de estatus, por lo que era usado sin miramientos .

Durante este tiempo, los casos de envenenamiento comenzaron en aumento, alcanzando un pico durante el reinado de los emperadores de la dinastía Julio-Claudia, cuando la ambición y las intrigas políticas estaban a la orden del día.

locustaEn contraste, a partir del próspero siglo II dC, con el trastornado recuerdo aún de los dos anteriores siglos, reinó un periodo de paz y tranquilidad que comportó muy pocas muertes por envenenamiento.

Fuentes: Tácito (Anales 12.66 y 13:15), Suetonio (“La vida de Nerón”, 33 y 47), y Cassius (61.34 y 63.3). Juvenal (sátiras).

Víctor Bertran
www.limes.cat

Acerca de Víctor Bertran

Víctor Bertran Cortada (Barcelona) es empresario, Licenciado en ADE por la Universidad de Barcelona, Master en Dirección de Marketing por la Universidad Pompeu Fabra. Es un apasionado y estudioso de la Roma Clásica y todo lo que la relaciona hasta nuestros tiempos, en especial de su periodo Imperial. Ha viajado por todo el Mediterráneo y Europa siguiendo las huellas del antiguo Imperio Romano, así como visitado y estudiado numerosos yacimientos arqueológicos. Imparte conferencias y cursos relacionados con la Roma Clásica en diversos centros culturales. Publica periodicamente articulos en varias revistas especializadas en historia, como Antrophistoria.
Esta entrada fue publicada en A fondo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario