¿Porqué cayó el Imperio Romano de Occidente?

OdoacerRávena, 4 de septiembre de 476 dC, el caudillo bárbaro Odoacro (rey de los Hérulos) depone al último Emperador Romano, el títere Rómulo Augústulo, un insignificante joven de 16 años.
Las insignias imperiales son inmediatamente enviadas a Constantinopla, sede del Imperio Romano de Oriente, con el claro mensaje que el Imperio Romano de Occidente quedaba definitivamente y oficialmente liquidado.

Este mes se cumplen 1.540 años de uno de los momentos más fascinantes, interesantes y también enigmáticos tanto para los historiadores como para todos los amantes de la historia y de Roma en particular es su fin.

¿Como un Imperio tan poderoso y duradero, que había dominado gran parte del mundo conocido durante mas de 500 años pudo desvanecerse?

fall-of-rome

Caída del Imperio Romano

Lo primero que debemos puntualizar es que contrariamente a lo que tradicionalmente se creía, Roma no cayo de golpe y porrazo aquel lejano 4 de septiembre de 476 dC sino que aquel día supuso el telón de cierre de una larguísima decadencia.
Decadencia, por cierto, que duró mucho más que la historia de muchas naciones modernas.
Fue más bien una lenta transformación de un modelo de sociedad relativamente estable a otro mucho más  impredecible, el inicio del modelo feudal.

En este artículo no pretendo profundizar cada una de las razones que llevó a la mayor Superpotencia de la antigüedad al colapso sino básicamento mostrar la gran variedad de factores y causas que lo propiciaron.
Todas ellas fruto de rigurosos estudios y también hipótesis.

De las 12 causas que nombro, seguro que algunas de ellas os sorprenderán:

Invasiones de los pueblos bárbaros

Invasiones bárbaras

Invasiones bárbaras

Está fue probablemente la causa final, más impactante y visible del fin del Imperio Romano.
Tres siglos de presión en las fronteras, acabaron por debilitar militarmente a Roma, acelerando la decadencia.
¿Como era posible que gran parte de las últimas invasiones bárbaras, compuestas no solo por guerreros sino también por mujeres, niños y ancianos,- en suma, muy inferior en número en relación a la población local romana- tuvieran éxito? Probablemente debido a una cierta pasividad por parte de la población romana, cada vez mas alejada emocionalmente de Roma y cansada de recibir solo noticias de la Capital cuando se trataba de recaudar impuestos.
Es por ello que resulta mas acertado hablar de masivas migraciones bárbaras mas que invasiones.
Además, la llegada de los Hunos rompió un frágil equilibro territorial que modificó todas las piezas del puzzle. La gran mayoría de pueblos bárbaros, huyendo de la ferocidad de los Hunos, buscaron refugio en tierras del Imperio, estableciéndose allí, en la mayoría de los casos en contra la voluntad de Roma (que no pudo hacer nada para detener una tan masiva entrada de inmigrantes)

Los Hunos

Los Hunos

Enfermedades

A mediados del s.III dc  tiene lugar la primera gran epidemia conocida que afectó a todo el ámbito mediterráneo. la peste de Cipriano.  El origen más probable parece ser que fuera una enfermedad de origen asiático que alcanzaría Europa.
Dicha peste coincide con un periodo de alta inestabilidad política, con constantes guerras civiles y luchas por el poder, dejando a su paso poblaciones desnutridas y destruidas, caldo de cultivo para una rápida propagación de enfermedades y epidemias.

Peste de Galeno

Peste de Galeno

Agua con Plomo

tuberias-plomo-antigua-romaDicho metal, altamente contaminante estaba presente en la vida cotidiana de los romanos.
Las tuberías que conducían el agua, tanto a las termas, fuentes, letrinas, era hechas de plomo.
La continua exposición de los romanos al plomo, a menudo mezclado con agua con altas temperaturas, pudo provocar un lento y progresivo envenenamiento de sus habitantes, sobretodo aquellos que vivían en las urbes.
Durante años se creyó que dicha lenta contaminación degeneraba intelectualmente cada nueva generación de romanos.
Esta teoría también hoy motivo de grandes discusiones.

Inestabilidad política

En sus cinco siglos de historia, las guerras civiles y las rebeliones por parte de diferentes provincias que sufrió el Imperio fueron innumerables.
De hecho, el mismo Imperio de construye bajo un sin fin de guerras civiles.
Tanto conflicto fue muy negativo para la economía del Estado, pero aun así el Imperio pudo resistir muchas de ellas y hasta fortaleciéndose después de algunos episodios.
No obstante, es innegable que la inestabilidad política sin duda agravó la crisis.

Cambio climático

Es probablemente una de las causas más discutidas por los historiadores.
Durante el s.I dc el clima era mucho más lluvioso en Hispania y el Sahara era una pradera que, aunque seca y cálida, un mamífero podía cruzarla de norte a sur sin morir de sed.
El Norte de África tenía una importante producción de cereales, siendo por ello las regiones actuales de Marruecos, Argelia y Túnez algunas de las más importantes del Imperio. Esta teoría pondría en relación el final de la riqueza africana con toda la decadencia del occidente.
Sin embargo, no queda claro que esto hubiera sucedido así, puesto que si bien las cosechas africanas fueran menos importantes en el s.Vdc que en el s.I dc, si eran aún lo suficientemente grandes como para que fueran consideradas como de gran riqueza cuando los vándalos las saquearon.

sequia-norte-africa

Otro aspecto a destacar fue un descenso en las temperaturas a partir del s. IV dc que pudo provocar un cambio geoestratégico de magnitudes importantes, puesto que las tierras del norte de Europa, donde habitaban las distintas tribus bárbaras quedaron baldías e inservibles para su cultivo, con lo que dichos pueblos se vieron obligados a emigrar hacia el sur, hacia el Imperio Romano, para sobrevivir.

Desinterés

Los ciudadanos del Imperio, antaño orgullosos de su patria, lentamente fueron dándole la espalda y sintiéndose cada vez menos identificados con Roma.
Los poderosos abandonaban las ciudades y se trasladaban a las villas, para evitar pagar impuestos.
Los jóvenes ya no se hacían voluntarios del ejército.
Los filósofos volvieron cada vez más su intelecto hacia lo metafísico olvidando la política… La misma ciudad de Roma acabó convirtiéndose en una pequeña ciudad “de provincias” descolgándose de la lista de grandes metrópolis. Hasta la propia curia imperial se trasladó a ciudades mejor defendibles ante posibles ataques.
Tanto desánimo tuvo consecuencias desastrosas, reduciendo gravemente las finanzas imperiales y destruyendo la base de su ejército, que tuvo que depender cada vez más de los mercenarios bárbaros.

El Cristianismo

Símbolo cristiano

Símbolo cristiano

Es bien conocida la tolerancia de los romanos con todas y cada una de las religiones de los nuevos dominios conquistados, asimilándolas como propias.
No obstante, con el Cristianismo no ocurrió lo mismo puesto que este no era una religión o deidad más, complementaria, sino que era claramente sustitutiva e incompatible con lo existente.
Las bases del Cristianismo chocaban frontalmente con las de Roma:
El fin de la adoración al Emperador, la liberación de todos los esclavos, el final de las grandes propiedades, el pacifismo radical y la igualación de todos los hombres como hermanos, ciudadanos o no, bárbaros o civilizados.
Todo ello era un ataque frontal a la estructura del Imperio, por lo que no debería sorprender que este lo persiguiera.

Ccuando el Cristianismo se convirtió en religión oficial, muchos de sus postulados antes citados se abandonaron: pretendía que el Emperador era elegido por Dios en la Tierra; los esclavos no sólo no tenían porque ser liberados sino que incluso los clérigos tenían bastantes de ellos; las grandes propiedades eran respetadas ya que los pobres debían buscar su premio en la otra vida; el pacifismo se mantuvo en la forma pero no en el fondo y los no cristianos eran infieles con menos derechos. La religión del amor inició sus primeros siglos de existencia persiguiendo violentamente a judíos, herejes y paganos, superando sus persecuciones en número y crueldad a las que el Cristianismo había sufrido anteriormente.
Con el Cristianismo se abandonó la proacción política y militar, pues la nueva religión proporcionaba una excusa ideal para evadirse del mundo.

A pesar de ello, probablemente el Cristianismo fue uno de los bastiones a los que el Imperio se aferró especialmente en su último siglo de existencia. Es sintomático que los bárbaros germanos “tuvieron” que cristianizarse para poder dominarlo.

Graves problemas económicos

En torno al s. III dc la escasez de oro en el Imperio Romano empezó a ser alarmante. Como la moneda se basaba en el oro, se produjo escasez de moneda, lo cual pesaría sobre el comercio. Como anécdota comentar que las monedas visigodas, de apenas cuatro siglos después, se acuñaban por una sola cara ya que eran demasiado finas para ser acuñadas por las dos.
Poco a poco la alineación de oro en las monedas fue cada vez menor, apareciendo cada vez mas monedas romanas acuñadas en cobre o en hierro con un valor fijado por ley, no por su valor metálico, provocando ello una descontrolada inflación.

Paralelamente, al crecer cada vez más la evasión de impuestos, menos recursos llegaban a las arcas del Estado, con lo que apenas podían pagar a los funcionarios y sobretodo al ingente ejercito, garante de la seguridad de las fronteras, con catastróficas consecuencias.

Además, la enorme corrupción, incrustada por siglos en las estructuras del Estado, y con el consecuente derroche de dinero publico a fines privativos, no hacía más que agravar económicamente a un enfermo.

Monedas romanas de bronze s. V

Monedas romanas de bronze s. V dc

Exceso de confianza en el trabajo esclavo y crisis de su modelo productivo

Compra-venta de esclavos

Compra-venta de esclavos

Se trata de una hipótesis muy extendida. Roma dejó de expandirse, y por lo tanto, los esclavos dejaron de afluir al Imperio, encareciéndose y reduciendo la productividad del sistema esclavista en el que se basaba la economía del Imperio.
Así, encontramos las sucesivas leyes intentando limitar la emancipación de esclavos y la seria preocupación que muchos políticos romanos parecieron tener por su número cada vez más corto. Junto a la evidente reducción de la importancia de los esclavos con el paso de los siglos.

Además, el modelo productivo esclavista, en especial cuando el número de esclavos no era un problema, esto resultaba un freno al progreso técnico y mecánico puesto que no despertaba interés en crear maquinas eficientes que sustituyeran el trabajo del esclavo.

Ascenso y auge del Imperio de Oriente

El destino del Imperio Romano de Occidente fue sellado parcialmente a finales del s. III dc, cuando el emperador Diocleciano dividió el imperio en dos mitades-Imperio de Occidente asentada en la ciudad de Milán, y el Imperio de Oriente en Bizancio, más tarde conocido como Constantinopla.
La división del imperio hizo más fácilmente manejable en el corto plazo, pero con el tiempo las dos mitades se distanciaron. Este y Oeste no funcionaron adecuadamente juntos para combatir las amenazas externas, y los dos a menudo se peleaban por los recursos y la ayuda militar. A medida que la brecha se amplió, el Imperio de Oriente, de habla griega, creció en riqueza, mientras que el oeste de habla latina descendió en una crisis económica.
En especial, las fuerza y poderío del Imperio de Oriente sirvió para desviar las invasiones bárbaras a Occidente. Constantinopla fue estratégicamente urbanizada, embellecida, fortificada y bien vigilada, pero Italia y la ciudad de Roma-que sólo tenía un valor simbólico para muchos-quedaron vulnerables.

Constantinopla

Constantinopla

La propia expansión del Imperio y los excesivos gastos militares

En su apogeo, el Imperio Romano se extendía desde el Océano Atlántico hasta el final hasta el río Éufrates en el Medio Oriente, pero su grandeza también puede haber sido su caída.
A partir del gobierno del Emperador Adriano se puso fin a la expansión del Imperio. Ello significó reforzar la seguridad de las fronteras con nuevas tropas y asentamientos, además de construir toda una red logística militar.
Ello supuso un gran incremento del gasto militar para defensa, que a diferencia de la expansión,  no reportaba ingresos para el Estado (con la conquista de nuevos territorios)

Con un territorio tan extenso para gobernar, el imperio se enfrentó a una pesadilla administrativa y logística. Incluso con sus excelentes sistemas de carreteras, los romanos eran incapaces de comunicarse rápidamente o con eficacia suficiente para gestionar sus explotaciones.
Roma se esforzó por reunir suficientes tropas y recursos para defender sus fronteras de rebeliones locales y ataques externos, y en el s. II dc, el emperador Adriano se vio obligado a construir su famoso muro en Gran Bretaña sólo para mantener a raya al enemigo – ruta a través del cual por cierto que recomiendo fervorosamente 🙂 –
A medida que más y más fondos se canalizaron en el mantenimiento militar del imperio, el avance tecnológico más lento y la infraestructura civil de Roma cayó en mal estado.

Recreación del muro de Adriano

Recreación del muro de Adriano

El debilitamiento de las legiones romanas

Contraste entre legionarios s.II dc y solados romanos s IV dc

Contraste entre legionarios s.II dc y solados romanos s IV dc

El ejército de Roma era la envidia del mundo antiguo. Sin embargo, durante la decadencia del Imperio, la composición de las poderosas legiones vez comenzó a cambiar. Ya no era posible reclutar suficientes soldados de la ciudadanía romana. Así pues, a partir de tiempos de Diocleciano y Constantino se comenzó a contratar mercenarios extranjeros para apuntalar sus ejércitos.
Las filas de las legiones finalmente se hincharon con godos y otros bárbaros, tanto es así que los romanos comenzaron a usar la palabra latina “barbarus” en lugar de “soldado”. Si bien estos soldados germanos de la fortuna resultaron ser guerreros feroces, también tenían poco o ninguna lealtad al imperio y sus agentes de alto consumo de energía a menudo se volvieron contra sus patrones romanos. De hecho, muchos de los bárbaros que saquearon la ciudad de Roma y provocaron la caída del Imperio de Occidente se había ganado sus galones militares durante su servicio en las legiones romanas.
Con la enorme asimilación de soldados bárbaros  en las filas del ejército romano, una de los pilares del mismo, la disciplina fue relajándose hasta el punto de casi desaparecer.
El ejercito romano ya no tenía ningún elemento diferenciador respecto a sus enemigos, ni tan siquiera con la indumentaria, cada vez de menor calidad y menos uniforme.
En el campo de batalla, se encontraban dos ejércitos compuestos mayoritariamente por bárbaros, con armamento y “tácticas” muy similares, salvo que uno obedecía a un caudillo bárbaro y el otro estaba bajo las órdenes el emperador romano de occidente.

Ejército romano s.V dc

Ejército romano s.V dc

 

Dedico este artículo a mis tres preciosos hijos, Flàvia, Octavi y Valèria, grandes entusiastas de Roma y enormes proveedores de (mi) felicidad.

 

Víctor Bertran
www.limes.cat

Acerca de Víctor Bertran

Víctor Bertran Cortada (Barcelona) es empresario, Licenciado en ADE por la Universidad de Barcelona, Master en Dirección de Marketing por la Universidad Pompeu Fabra. Es un apasionado y estudioso de la Roma Clásica y todo lo que la relaciona hasta nuestros tiempos, en especial de su periodo Imperial. Ha viajado por todo el Mediterráneo y Europa siguiendo las huellas del antiguo Imperio Romano, así como visitado y estudiado numerosos yacimientos arqueológicos. Imparte conferencias y cursos relacionados con la Roma Clásica en diversos centros culturales. Publica periodicamente articulos en varias revistas especializadas en historia, como Antrophistoria.
Esta entrada fue publicada en A fondo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario