Gladiadores: Mito y realidad tras las películas de Hollywood

Aprovechando mi estancia en la última y exitosa nueva edición del magnífico Festival de recreación de la civilización romana de Tarraco Viva, celebrado el pasado mes de mayo en Tarragona, pude ver de cerca, en el anfiteatro romano, recreaciones muy fidedignas y rigurosas de como se organizaban y luchaban los gladiadores en la antigua Roma.

recreación_gladiadores

La figura del gladiador Romano se remonta a la época etrusca (IVaC), en la que se celebraban combates entre los prisioneros en torno a las tumbas de los héroes para honrar al dios Saturno.
Este acto ritual, reconvertido en juego lúdico, pasaría a ser parte de la vida de Roma durante el siglo III a.c.
A partir de ahí, las luchas de gladiadores pasaron a ser el principal divertimiento del pueblo romano, impulsando la construcción de numerosos anfiteatros, así como ludus (escuelas de gladiadores) a lo largo de todo el Imperio Romano.

Ludus Magnus

A modo de curiosidad, la palabra gladiador proviene del arma principal que solían utilizar, llamada gladius, que consiste en una espada corta de hoja recta, similar a las de los legionarios romanos.

Gladius

Elevada inversión
La figura de un gladiador era una (cara y a menudo buena) inversión, por lo que la mortalidad en los combates no era tal y como la hemos visto en la mayoría de películas, sino que en muchas ocasiones se perdonaba la vida de los vencidos, y si se les mataba, era para aliviar su sufrimiento.
La razón por la que los combates no eran en su mayoría mortales recaía en el dineral que costaba entrenar y alimentar a los gladiadores, así como pagar la compensación al lanista al que pertenecía (habitualmente empresarios y propietarios de las escuelas de gladiadores).

casco_gladiador
El Emperador Octavio Augusto, de hecho, llegó a prohibir las luchas a muerte.
Son muy pocos los casos en los que el combate era a muerte. Un ejemplo lo encontramos en las celebraciones de inauguración del Anfiteatro Flavio (el Coliseo de Roma), ludis (juegos) organizados por el Emperador Tito, que necesitaba de la aprobación de la plebe, mediante diversión.

Combatientes de diferentes orígenes
No todos los gladiadores eran esclavos o prisioneros de guerra, de poca consideración social y en busca de su libertad luchando en la arena, como muestra Hollywood, sino que también había numerosos voluntarios en busca de fama y gloria.
Cabe destacar las caras y acuradas atenciones médicas que tenían los gladiadores, para nada comparable con las que tenía un esclavo doméstico.

Luchas equilibradas
El objetivo del espectáculo era lograr combates equilibrados.
La norma era enfrentar a un gladiador ‘ligero’ con uno ‘pesado’.
Para ello había todo un ritual tipologías de gladiador, cada uno con su protección y armadura correspondiente, a diferencia de lo que nos muestran las películas, que no siguen un patrón de tipología de gladiador.
Astyanax_vs_Kalendio_mosaic
Al gladiador “ligero” se le daba un escudo más pequeño que al “pesado”, que iba más protegido. La ventaja del primero era su rapidez, ya que su rival podía llevar encima unos 20 kilos de más. Normalmente ambos saltaban a la arena descalzos y con el torso desnudo, con protecciones en cintura, brazos y piernas según el tipo de gladiador que se tratara.
Sin asaltos, como el boxeo actual, la lucha duraba lo que tardaba en rendirse uno de ellos, normalmente tras 10 ó 15 minutos.
Lo que los espectadores querían ver sobretodo era una lucha equilibrada, con muchas heridas por ambos lados y que los gladiadores acabaran exhaustos de esfuerzo.

gladiadores

gladiadores

Numerosos tipos de gladiadores
casco
En función de sus técnicas de combate y equipación. Todo ello tenía que seguir un protocolo muy riguroso, donde nada se dejaba a la improvisación o al azahar.

Los más comunes eran los siguientes:
Los Samnitas, que tomaban su nombre  de la similitud con el armamento del pueblo homónimo, siendo el primer tipo de gladiador en aparecer.
– Los Mirmillones, distinguidos por su equipo y armaduras similares a las de los guerreros galos, incluyendo el casco completo con cresta (aspecto de pez) y la espada corta el gladius.
– Los Secutores, armados con escudo casco y espada, eran la evolución de los Mirmillones para el combate con los reciarios, una lucha muy de moda durante la época imperial.
– Los Reciarios, que carecían de armaduras e iban equipados con una red, un tridente y una daga. Iban equipados de forma similar a los pescadores de la época, y su estrategia de combate, era muy diferente a la de los demás gladiadores, basándose más en mantener la distancia y la velocidad que en el ataque frontal, como el resto de los combatientes.

gladiator_types

Múltiples batallas
En contraposición a lo que la mayoría de películas nos han mostrado, no siempre las luchas fueron de uno contra uno.
También se organizaban auténticas batallas en las que participaban numerosos gladiadores. ‘Gregatim’, se llamaban. Se preparaban incluso escenarios con los que ayudar a la imaginación del público a recrear batallas legendarias del pasado.
Su punto álgido llegó con la organización de las ‘naumaquias’: combates navales.

gladiatori

Mujeres en la arena
Contra lo creído inicialmente, se han encontrado varias pruebas de que efectivamente, existían mujeres gladiadoras, habiendo sido poco comunes, pero existentes en el imperio.

El final de los combates
En la antigua Roma, el dedo pulgar hacia abajo significaba que el gladiador vencedor debía tirar su arma en el suelo, perdonando la vida al luchador vencido (lo más habitual), mientras que gesticular con el dedo pulgar hacia el cuello de fuera hacia dentro en un movimiento rítmico significaba la condena (a muerte) del gladiador vencido.
Raramente el público decidía el destino de los combatientes.
La muerte del vencido era todo un ritual, preparándose este con una pierna arrodillada y bajando la cabeza, ayudando a su rival a clavarle un arma blanca entre la clavícula y el omóplato hasta llegar a su corazón. Se consideraba esta una forma de muerte más digna que dejarle perecer por sus heridas en la arena.

El público:
En las películas de Hollywood se ve a menudo hombres y mujeres entremezclados entre el público. Esto era imposible que sucediera en la antigua Roma, puesto que tanto los hombres como las mujeres tenían sus asientos y secciones completamente separados (las mujeres en la parte más alta del anfiteatro)
Como los juegos eran todo un espectáculo que duraba todo el día, desde el amanecer hasta el anochecer (y durante varios días), a diferencia de hoy en día en los espectáculos culturales o deportivos, antaño todo era gratis y  se repartía todo tipo de comida gratuitamente entre el público.
Si hacía mucho calor, se regaba al público con agua perfumada que además de refrescar, ayudaba a sobrellevar el nauseabundo olor que debía emanar de la arena.

Con esta información, deseo que la próxima vez que veáis una escena de gladiadores en una película podáis descubrir los gazapos y fallos históricos en los que incurren, que no son pocos, por desgracia.

gladiadores_siglo_XXI

 

Víctor Bertran
www.limes.cat

Acerca de Víctor Bertran

Víctor Bertran Cortada (Barcelona) es empresario, Licenciado en ADE por la Universidad de Barcelona, Master en Dirección de Marketing por la Universidad Pompeu Fabra. Es un apasionado y estudioso de la Roma Clásica y todo lo que la relaciona hasta nuestros tiempos, en especial de su periodo Imperial. Ha viajado por todo el Mediterráneo y Europa siguiendo las huellas del antiguo Imperio Romano, así como visitado y estudiado numerosos yacimientos arqueológicos. Imparte conferencias y cursos relacionados con la Roma Clásica en diversos centros culturales. Publica periodicamente articulos en varias revistas especializadas en historia, como Antrophistoria.
Esta entrada fue publicada en Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario